Somos, siempre somos y para que Casa Idalina crezca y sea lo que es hoy, tuvimos que ser un equipo, disfrutar de los procesos y trabajar en familia.

Hoy elegimos un oficio, elegimos volver a las bases, disfrutar del hacer. 

Casa Idalina nace con la idea de disfrutar de los objetos, que estos sean vivibles y por eso elegimos fabricar y producir elementos todos correlacionados con la cera de abeja y la miel. 

Elegimos las velas de cera de abeja, por muchos motivos... la pureza de la materia prima con la que trabajamos, directamente con apicultores pequeños y argentinos que son trabajadores de oficio. Hacer velas con cera de abeja colabora con el medio ambiente y te conecta con lo natural. 

Estamos en constante movimiento, vivimos el hoy, dispuestos a aprender cosas nuevas todos los días. Casa Idalina es una familia. 

Gracias por elegirnos.